miércoles, 19 de diciembre de 2012

HAY QUE APRENDER DE NUEVO A VIVIR

ANNA AJMÁTOVA

María Luisa Arnaiz

Mustafá Özbakir

I

Nuestro oficio sagrado
existe hace miles de años…
y sólo con su luz le basta al mundo.
Pero ningún poeta ha dicho aún
que no existe la sabiduría, ni la vejez,
y puede ser que no exista la muerte.


II

Tú me has inventado. No existe en el mundo
alguien así. No podría existir.
Ni los médicos curan ni los poetas alivian,
la sombra de un fantasma te perturba día y noche.
Nos encontramos en un año monstruoso,
cuando las fuerzas del mundo se habían agotado,
todo estaba marchito y enlutado por la desgracia,
y solo las tumbas eran frescas.
El talud del Neva, sin faroles, era negro azabache.
La noche sorda se erguía alrededor, como un muro.
¡Entonces mi voz te llamó!
¡Qué hice! Yo misma aún no lo entiendo.
Y tú llegaste a mí como una estrella conocida,
huyendo del trágico otoño,
hacia aquella casa desolada para siempre,
de donde salió una bandada de poemas incinerados.
 

Anna Ajmátova 

18 comentarios:

  1. Bellísimo poema. Me ha emocionado. Un abrazo muy fuerte, querida amiga y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos más de dos a la hora de emocionarnos con su lectura.
      Besos.

      Eliminar


  2. La poesía es mi cobijo cuando me visita la melancolía.
    Esta es preciosa, y tiene fuerza.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La autoconfianza y la fantasmagoría del texto me atrapan siempre.
      Besos.

      Eliminar
  3. Hermoso, simplemente. Gracias querida María Luisa. Te mando un beso y mis mejores deseos para el año que pronto empezará

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calificas el poema con esa sola palabra. Gracias por tus deseos. Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. It is agreeable to contact the beautiful thing.
      Merry Christmas!

      Eliminar
  5. Dit is zo mooi dank je wel lieve groetjes Daniëlle

    ResponderEliminar
  6. ¡Guau... Qué versos... Aprenderemos... Claro que sí!
    Ojalá que todos, ojalá que muchos, ojalá que tú, ojala que yo.

    * Personas como tú, dan la fortaleza, cuando se necesita... luego llega, como llega la electricidad a las casas, y nada nos vence, ni las pruebas duras. Es bueno que lo sepas, que eres una gran generadora y que solos hacemos nada o demasiado poco, nos debilitamos muy pronto, se requiere de algo más (lo superior que cada quien tenga) y de alguien más, gente como tú ¡Gracias por existir, querida María Luisa!

    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que las vibraciones del poema sean bálsamo en mis páginas.
      Besos.

      Eliminar
    2. Pues siento que con la elección he llegado a una sensitiva amiga.
      Gracias, Sara.

      Eliminar
  7. Maravilloso poema, con una carga de intensidad notable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La seguridad que transmite el poema es contundente. Me sumo a ella.
      Besos.

      Eliminar