viernes, 31 de agosto de 2012

SOLIDARIDAD


SALVO EXCEPCIONES

María Luisa Arnaiz 

Aufbruch, Anton Räderscheidt, 1933

   En la sala repleta circuló un aire helado cuando don Luciano, con todo el peso de su prestigio y su insobornable capacidad de juicio, al promediar su conferencia tomó aliento para decir: Como siempre, quiero ser franco con ustedes. En este país, y salvo excepciones, mi profesión está en manos de oportunistas, de frívolos, de ineptos, de venales.
   A la mañana siguiente su secretaria le telefoneó a las ocho.
   -Don Luciano, lamento molestarlo tan temprano, pero acaban de avisarme de que frente a su casa hay como quinientas personas esperándolo.
   -¿Ah, sí? dijo el profesor de buen ánimo. ¿Y qué quieren?
   -Según dicen, pretenden expresarle su saludo y admiración.
   -Pero, ¿quienes son?
   -No lo sé con certeza, Don Luciano. Ellos dicen que son las excepciones.

Mario Benedetti

16 comentarios:

  1. Enhorabuena por un blog tan lindo.
    Gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo también te doy las gracias y espero tus publicaciones.
    Un abrazo, Amalia.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bueno!
    Bravo por Don Mario.
    Un abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
  4. Ya que estás de nuevo con nosotros, mi alegría es inmensa.
    ¿Qué nos depararás?
    Dos besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues espero que a más de uno le haga sonreír.
    Un abrazo, Mabel.

    ResponderEliminar
  6. This made me smile... and think; there are exceptions, no doubt about it. Too bad most of the times, just affirm the rules.
    Warm regards.

    ResponderEliminar
  7. It is agreeable to contact the beautiful thing. Regards, KonstantinaP.

    ResponderEliminar
  8. Como la excepción confirma la regla, lo que afirma Don Luciano es una verdad incontrovertible.
    Espero fervientemente que la agudeza de Mario Benedetti, aunque despierte una franca sonrisa, se congele en los labios de los que se den por aludidos.

    Un inmenso abrazo, querida María Luisa.

    ResponderEliminar
  9. Si pienso en tanto listo dentro y fuera de la profesión, los aludidos pueden ser infinitos y más en un país cuna de la Picaresca.
    Besos, Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Es gefällt mir sehr gut...

    Lieben Gruß
    CL

    ResponderEliminar
  11. Thank you for your comment.
    Cheers, Cloudy.

    ResponderEliminar
  12. La Regla no se presento, porque vive mejor entre los silencios cómplices.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Muy agudo tu comentario, Pedro Luis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. LLevo dias sin poder casi ni comentar sin tiempo para el blog..pero paso por aqui a dejarte un saludo.. Feliz fin de semana.. Besos

    ResponderEliminar
  15. Ay, La Soledad: la falta de tiempo es mal de muchos, pero haremos lo que podamos por estar un ratito en el blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar