sábado, 15 de febrero de 2014

SECRETOS DE MUJER

COFRES CON ENCANTO

María Luisa Arnaiz

Venus de Urbino, Tiziano

   Si los documentos valiosos se guardaban en secreteres (de ‘secreto’, 'secretario'), en los cofres (ver cuadro) las mujeres, según el Arcipreste de Talavera dice en “El Corbacho”, almacenaban:
  
  aljófar (perlas)... sortijas... arracadas... pulseras… seda, volantes… cambrays… tocas catalanas… crespinas, partidores… albanegas, cordones… almanacas (collares) de aljófar y de cuentas negras... azules… gorgueras de seda… mangas de alcandora… camisas… mangas con puñetes… pañezuelos de manos… bolsas y cintas de oro y plata… alfileres, espejo, alcofolera, peine, esponja con la goma para asentar cabello, partidor de marfil, tenazuelas de plata para algún pelillo quitar… Horas de Santa María… historias de santos, salterio en romance, ¡ni verle del ojo!, pero canciones, decires, coplas, cartas de enamorados y muchas otras locuras, esto sí; cuentas, corales... collares de oro… rollos de cabellos para la cabeza… algalia para cejas y sobacos, alámbar (ámbar)… para los baños, jabón… cinamomo, clavos de giroflé para la boca… cuando ellas esto revuelven… les parece estar en gloria, con deseo de mucho más: que aun no están hartas ni contentas aunque tuviesen cuatro tanto más… Por donde se concluye que la mujer...

7 comentarios:

  1. ¡Cuánto han cambiado los cánones de belleza! ¿eh?

    ResponderEliminar
  2. Leyendo tu texto, uno no halla si quedarse con él o con la pintura. Qué bien describes la pintura, yendo más allá de una descripción simple. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Cuando hablamos de secretos somos muy buenas...
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que cabía en esos cofres y tú si que lo enumeras todo.
    Hay que hacer un decomiso a las de hoy.
    Besos, M. Luisa!

    ResponderEliminar
  5. Las palabras y las imágenes, acaban turbando mi agonizante pragmatismo, María Luisa. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Incluso algunas otras guardaban: venenos, libros, cartas, documentos...
    Salu2, Mª Luisa.

    ResponderEliminar