jueves, 9 de mayo de 2013

UNA INFANTA ENAMORADA

UN VASALLO ENCUMBRADO

María Luisa Arnaiz

Bastian Lecouffe Deharme

  En el romance “¡Afuera, afuera, Rodrigo…!” Urraca, la hermana de Alfonso VI, reprocha al Cid que la hubiera despreciado y que se hubiera casado por dinero, “mi padre te dio las armas, / mi madre te dio el caballo, / yo te calcé espuelas de oro / porque fueras más honrado; / pensando casar contigo / … casástete con Jimena / … con ella hubiste dineros / conmigo hubieras estados”. Aunque la alocución es literaria, llama la atención que una mujer, en contra de las reglas de Caballería, le pusiera las espuelas en su investidura como caballero (¿velada alusión a ilícitos amores dada la relación entre pie y calzar?). El Cid fue enviado por Sancho II a parlamentar con ella cuando la tenía sitiada en Zamora (¿para que tuviera éxito en la empresa dado su otrora affaire?), pero la infanta, que se había confabulado con Vellido Dolfos para que Alfonso subiera al trono, lo desoyó así que el leonés mató al rey. La Primera Crónica General, atenuando su imputación, cuenta que ella apremió a Vellido a no hacer “lo que has penssado”; aun así, ¿tanto ciega el amor a las infantas de España?

16 comentarios:

  1. La de ahora no es que esté ciega, es que es que ella es igual que él. ¡Vaya par de dos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Están muy desocupadas, y claro, cuando el demonio no sabe qué hacer...!
    Salu2 "axiomáticos" :)

    ResponderEliminar
  3. Está claro que así es. O al menos la idea es más romántica que la de pensar que son idiotas. Yo me inclino más por esto último, sobre todo en las de ahora.
    Un abrzo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Me inclino por el comentario de María José,para encontar explicación buscamos respuesta romantica ,xo temo y siento(por ella) sea diferente.
    Buen fin de semana Luisa.

    ResponderEliminar
  5. No me extraña que fuera verdad. El cid era un mercenario, unas veces luchaba con los moros, y otras, contra. No hay que llevarse a engaño con los romances.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una maliciosa y deliciosa comparación, María Luisa. La respuesta será si, claro, pero lo que no alcanzo a entender es el porqué.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Urraca se desprestigió por traicionar a Sancho; Cristina se desprestigia por no traicionar a su marido.

      Eliminar
  7. Ambos dos con muy poca vergüenza.

    ResponderEliminar