miércoles, 27 de marzo de 2013

MUTILACIÓN

CENICIENTA

María Luisa Arnaiz 

Oleg Babkin

   Ya hablé del cuento de Rodopis, divulgado por Estrabón, en “Pies y sexo”, antecedente de la leyenda oral que Perrault transcribió en 1697 con el nombre de “Cendrillon ou La petite pantoufle de verre”; asimismo hablé en “Descubrir el sexo” de cómo los Grimm variaron el desenlace de Perrault en “Caperucita roja”. Bien, en “Cenicienta” introdujeron la atroz mutilación de los pies, presente en todas las versiones excepto en la del francés: “La mayor fue a su cuarto para probarse la zapatilla, acompañada de su madre, pero no había modo de introducir el dedo gordo; al ver que la zapatilla era demasiado pequeña, la madre, alargándole un cuchillo, le dijo: «Córtate el dedo, cuando seas reina no tendrás necesidad de andar a pie». Así lo hizo…la otra hermana…aunque los dedos le entraron holgadamente, no podía meter el talón…” y se repitieron los hechos. Como es sabido, el relato muestra la rivalidad entre hermanos pero Cenicienta recuerda a la vestal, la virgen que cuidaba el fuego, y es posible que el Cristianismo metamorfoseara dicha figura para hacerla repulsiva. En cuanto al simbolismo de la zapatilla, todo indica que es el referente de la vagina y se la señala en pie de igualdad con el anillo de bodas que el novio mete en el dedo de la novia.

18 comentarios:

  1. Vaya interpretación, he leído algunas pero esta es nueva para mí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando lea algo referente al cristianismo, recuerdo el cuento que dura ya más de veinte siglos, y la sempiterna obra teatral a lo largo y ancho de nuestro país, puesta en escena por esos malvados actores que entre todos pagamos... creyentes o no no, ahí estamos todos aflojando el bolsillo. ¿La zapatilla ? Esos actores, calzan botos de Valverde del camino.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Mula” se llama a las zapatillas rojas del Papa.

      Eliminar
  3. ¡Pardiez! Qué enrevesada y tortuosa es la mente humana.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maria Luisa. Llego a tu espacio y me gusta lo que veo, así que por aquí me quedo.
    Gracias por propiciar el encuentro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. si se le busca , todo razón de ser , verdad sea o no ! pero el cuento así queda para mayores , y a mi siempre me gusta el dela fantasia infantil , mas humano , bonito y creíble ! besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me impresionó esta versión así que cuento la de Perrault.

      Eliminar
  6. Estooo... ¡la vagina, dices?...he debido perderme en el tiempo MªLuisa, porque se me desmoronan las ilusiones infantiles con estas nuevas versiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es leer el cuento de niños y otra interpretarlo de adultos.

      Eliminar
  7. Yo no encuenro palabras. Cada vez me sorprenden más tus entradas. Así que por favor deja el tintero abierto y no se te ocurra cerrarlo, porque abres mi mente y la llenas de conocimientos sorprendentes.
    Gracias por estos raticos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ohh no puedo creer lo que he leido, es raro nunca LO HUBIERA IMAGINADO
    un abrazo Carmen,

    ResponderEliminar
  9. La alusión al sexo por medio del pie y el calzado se da en Oriente y Occidente.

    ResponderEliminar