viernes, 21 de septiembre de 2012

CASANOVA

INCESTO

María Luisa Arnaiz 

 Die Lauscherin, Peter Fendi, 1833

   Casanova no tenía prejuicios a la hora de satisfacer su libido: a sus numerosas conquistas hay que sumar las niñas que pasaron a ser sus amantes, después de comprárselas a sus padres en aras de un pretendido bienestar -práctica habitual en su época-, y que mantenían su amistad con él tras buscarles marido. En “Historia de mi vida” vemos que ni siquiera moralmente le preocupaba el incesto y, así, en una ocasión, al despertarse y correr las cortinas del lecho en que dormía con la madre de su hija Leonilda y esta, cuenta: “¡Ay!, al volver a la cama me deja que cubra con mis besos todo lo que veo; pero en cuanto me ve en la puerta del precipicio se repliega y me da a su madre, que me recibe con los brazos abiertos e imperiosamente me ordena que le haga sin piedad otra Leonilda”. 

14 comentarios:

  1. El tabú cultural del incesto. Casanova no aceptaba tabús, desde luego.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Verdadeiras palavras...diferentes pensamentos e conceitos ...preconceitos ... forte história para época ...um beijo Pedro pugliese

    ResponderEliminar
  3. Demasiada Pasión puede convertirse en un vicio descontrolado y sin sentido, rozando la locura y sin razón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy interesante! Un beso grande, Lou

    ResponderEliminar
  5. Interesting and beautiful.
    Have a nice weekend.
    Greetings.

    ResponderEliminar
  6. Hola Salamandrágora: creo que se cierran los ojos a la transgresión de este tabú.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Siempre a vueltas con este tema tan execrable.
    Saludos, Pedro.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Pedro Luis: eso es lo que trae todo abuso, todo exceso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Pantherka: your comments are always encouraging for me.
    Greetings.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego para mi hay tabúes que merecen seguir siéndolo, o que no merecen ese nombre. Más bien principios, diría yo. Y uno de ellos es la protección de los seres más débiles, a todos los niveles.

    ResponderEliminar
  11. Tienes tanta razón como casi la totalidad de los pueblos del Planeta. Ese tabú nos distingue de los animales.
    SAludos, Mabel.

    ResponderEliminar
  12. Depurar los instintos nos hace más humanos.

    Estupendo tu espacio.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Sergio: estoy de acuerdo contigo pero hay normas sociales que tienen que respetarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar